plasencia

la perla del valle del jerte

Plasencia, legado arquitectónico y cultural acumulado a lo largo de los siglos. Sus dos catedrales, su fabulosa parte antigua con múltiples palacios y casas señoriales y su hermosa muralla, hacen de esta ciudad un auténtico monumento digno de la más fervorosa visita cultural.

El “Mayorga”
Es uno de los elementos representativos de la ciudad. Esta figura preside la vida de la ciudad desde lo alto de una de las dos torres del palacio del ayuntamiento.

El templo catedralicio, preside con gran majestuosidad el casco antiguo, sirviendo de invitación a todo aquel que desea pasear por una época anterior.
El proceso constructivo desarrollado a lo largo de los siglos, ha permitido combinar, en un solo edificio, dos catedrales perfectamente diferenciadas:

La vieja, de estilo románico de los siglos XIII y XIV, de estilo románico-gótico combinado con ciertas aportaciones de carácter oriental. Cuando visitemos este lugar, no olvidemos levantar la vista a la Torre del Melón.

A finales del siglo XV se proyecta una nueva catedral. De especial mención por su gran belleza es la Portada de la Sacristía, de estilo plateresco. La Catedral Nueva conserva la sillería que fuera ejecutada, a finales del siglo XV por Rodrigo Alemán para la Catedral Vieja. Obra escultórica realizada en madera de nogal, con una amplia y rica de iconografía (temas religiosos, fabulistas, moralizantes, incluso algunos obscenos). De estilo gótico-flamígero.

La ciudad de Plasencia en su casco antiguo con una variada gama de casas nobles y palacios, que reflejan el esplendor de tiempos pasados:

La Plaza Mayor y el Palacio Municipal
En el primer martes del mes de agosto se celebra en esta plaza el “Martes Mayor”, declarado Fiesta de Interés Turístico Regional.

Palacio Municipal. Está presidiendo la Plaza Mayor, fue edificado en el siglo XVI y es de estilo de transición del gótico al renacimiento. En uno de los laterales del Ayuntamiento se sitúa la Cárcel Antigua, construida en el siglo XVII.

Abandonamos la Plaza y nos dirigimos hacia la Catedral.

Iglesia de San Esteban; en su interior se guardan importantes retablos barrocos y en su ario se reunían antaño el Concejo y el Sexmo.

Convento de las Claras, observaremos su bella y espléndida fachada de estilo gótico flamígero.

Casa de Galíndez Carvajal, nació en esta casa don Lorenzo Galíndez de Carvajal, el que fuera el consejero del rey Fernando El Católico y el emperador Carlos V.

Palacios, Iglesias, conventos, casas señoriales y puertas de la ciudad.

Palacio de los Monroy o de las Dos Torres,el palacio más antiguo de Plasencia. Este edificio, con fachada románica, fue edificado en el siglo XIII. En él se albergarían el rey Fernando el Católico y San Pedro de Alcántara.

Iglesia de San Nicolás, templo de portadas románicas de transición, de igual estilo que una original pila bautismal que se encuentra en su interior.

Palacio de los Marqueses de Mirabel, probablemente uno de los edificios civiles con más atractivo histórico-artístico de Plasencia. Es del s.XV y tiene en su interior un magnífico patio neoclásico de dos pisos con arcos de medio punto. Posee también un balcón de etilo plateresco, único en la localidad. Guarda una colección de caza del Duque de Arión que se puede visitar.

Convento de San Vicente Ferrer, popularmente conocido como Santo Domingo, actualmente Parador Nacional de Turismo. Del siglo XV, posee en su interior un claustro renacentista del siglo XV.

Palacio de Carvajal- Girón, del siglo XVI con fachada de sillería almohadillada.

En la calle los Quesos, se pede ver la Casa de los Toledo-Cadena de los siglos XV y XVI, el Palacio de Almaraz o de los Grijalvas, también del siglo XVI y cuya reproducción está expuesta en el Pueblo Español de Barcelona.

Iglesia de San Martín, en ella se encentra uno de los mejores retablos renacentistas de la ciudad, con hermosas pinturas de Luis de Morales.

Casa de las Infantas, con una hermosa fachada de sillares almohadillados del siglo XVI.

Iglesia de las Ildefonsas con un retablo barroco y la Iglesia de las Carmelitas Descalzas, donde predicara su fundadora Santa Teresa de Jesús.

En la Plaza del Salvador, su iglesia aún posee algunos rasgos románicos del siglo XIII y un conjunto arquitectónico exterior admirable.

En la calle del Rey se encuentran la Casa de los Trejo Barrantes del siglo XVI y el Palacio de los Trejo y Vargas.

La Iglesia de Santa Ana, del siglo XVI con fachada plateresca convertida en magnífico Auditorio.

Iglesia de San Pedro, con un bello ábside románico y una importante imagen de Cristo, del S.XV.
Bajando la calle Coria hasta el río se puede recorrer la parte del amurallamiento de la ciudad lindante al río Jerte que va desde la llamada Puerta de Coria hasta la conocida como la Puerta Trujillo. En ella se sitúa la Ermita de la Salud.

Tras Santa Ana, podemos observar un magnífico lienzo de muralla donde está situada la popular Torre Lucía. Al final de este lienzo de muralla está la Puerta de Sol, reformada a finales del s.XV y, probablemente, la más popular y conocida de la ciudad. Delante de ella está la estatua ecuestre del fundador de la ciudad, el rey Alfonso VIII.

MURALLAS, PUENTES Y ACUEDUCTOS

Puente de San Lázaro, es el puente más antiguo de todos los conservados. Junto a él se encuentra la vieja ermita de San Lazaro que le da el nombre.

Puente de Trujillo, por el que pasaría la famosa Vía de la Plata.

Puente Nuevo, de 1512, que une a Plasencia con La Vera y el Valle del Jerte.

Las murallas, muchos de los lienzos datan de la época de fundación de la ciudad (s.XII y s.XIII), están construidas con mampostería de sillarejo y se asemejan a las realizadas en la ciudad de Ávila. Llegó a tener más de 70 torres, de las cuales sólo se conservan hoy día 20.

El Acueducto, fue construido a mediados del S.XVI, se realizó para poder traer agua a la ciudad desde el final del otro acueducto anterior, conocido popularmente como “cañería de los moros”.

MUSEOS DE PLASENCIA

La gran riqueza artística y cultural de Plasencia, acumulada tras siete siglos, se ha recogido en los tres museos situados en el casco antiguo de la ciudad.

En la Catedral Vieja, se encuentra el Museo Catedralicio, se conservan valiosas piezas de platería, como cálices de distintas épocas, juegos de bandejas y sacras, una custodia de plata del siglo XV; una cruz procesional gótica y un crucifijo de marfil del siglo XIX. Destaca una Biblia gótica, con preciosas miniaturas.

En el que fuera Hospital de Santa María, hoy Complejo Cultural del mismo nombre, se encuentra el Museo Etnográfico y Textil Provincial Pérez Enciso. El fondo fundamental del museo lo componen en su mayoría productos populares cacereños, que pretenden contribuir a la conservación cultural y artística de la Región. Se exponen, desde los útiles dedicados a la manufactura de la lana y la cerámica, pasando por la indumentaria típica de algunos pueblos cacereños –Montehermoso, Torrejoncillo y Cabezabellosa-, las distintas piezas del ajuar (toallas, camisas, enaguas, manteles…), hasta las Artes Textiles Eruditas no populares.

El Museo de Caza situado en el Palacio de Mirabel. Fue fundado por la Marquesa de Mirabel y en él se conservan intactos los trofeos de caza del duque de Arión, así como su escritorio y un carruaje muy bien conservado.

PARQUES DE PLASENCIA

Plasencia, ciudad moderna y actual. Dispone de amplias zonas verdes, para el esparcimiento y relax de sus visitantes.

La Isla, parque originario del siglo XVII, formado por el río Jerte, que al llegar a Plasencia se bifurca en dos, dejando en su interior un llano con árboles, que dotan al lugar de gran belleza. En verano se ve plagado de visitantes que buscan en el frescor que proporciona la sombra de sus árboles, un lugar idóneo para pasar el día. Además los amantes de los deportes como la natación o el remo podrán disfrutar de las aguas de este río.

Parque de los Pinos. Contiene un pequeño lago donde se encuentra una pequeña casita y un castillo, que sirve de refugio a los patitos. Preciosos pavos reales, además de otras aves, conviven en perfecta armonía, en estado de semilibertad, alegrando con su colorido este lugar.

El Parque de San Antón, es otro bello lugar para pasar una tarde tranquila y relajada. Se compone de dos partes, la primera con vistas a la sierra de Santa Bárbara, y la segunda se enmarca por uno de los lados con el monumental acueducto que cruza esta zona.

Tags: rutas en coche garganta de los infiernos